Aunque Panamá apenas ha empezado a incursionar en el área de las energías renovables, avanza apresuradamente, según los expertos.

Y los próximos tres años serán cruciales para esta incipiente industria, que deberá aumentar su participación de mercado y mantener el interés de los inversionistas.

Las energías verdes, respetuosas con el medio ambiente, se suponen la alternativa para hacer frente al calentamiento global. No obstante, el desarrollo irresponsable de estas puede ser contraproducente.

Un país con potencial

Para combatir el cambio climático, la Unión Europea ha elaborado una hoja de ruta que contempla iniciativas legales que convertirán a Europa en líder mundial de las energías renovables.

Los países de Norte y Suramérica también avanzan con estas nuevas tecnologías, pero más conservadoramente.

Centroamérica, por su parte, parece ser prometedor para los interesados en invetir en la región.

‘Esta no es una simple moda; pienso que este mercado está emergiendo para largo plazo’, afirmó Banzri Shah, directora general de Green Power Conference, añadiendo que los países centroamericanos han manifestado que aspiran a que el 80% de su producción de energía sea renovable.

En tanto, Stephen Yurica, miembro del Consejo y la Junta de Energía, Competitive Board for the highlands of Guanacaste, Costa Rica (MEIC), asegura que ‘Panamá es la meta’ de los desarrolladores de las energías renovables.

De acuerdo con Yurica, en la región, el país es ejemplo de colaboración público-privada en el desarrollo de los proyectos energéticos.

Huella Ecológica

Reducir en un 30% las emisiones de gases de efecto invernadero para el 2050 es el objetivo de los países miembro de las Naciones Unidas, que se reunirán en diciembre en París, Francia, con motivo de la Cumbre del Clima.

Yurica expresó, en este sentido, que las energías renovables pueden contribuir a borrar la huella ecológica en Panamá, razón por la que también apuesta por la integración energética de la región.

“Siempre habrá impacto”

Muchos ecologistas y residentes de las áreas vecinas a los proyectos se cuestionan qué tan amigable con el medio ambiente es la explotación de estas fuentes primarias de energía.

Los casos que causan más preocupación son los de las hidroeléctricas, que han provocado gran tensión en el país, por sus efectos negativos sobre el cauce de los ríos.

Según la vocera de la Secretaría Nacional de Energía, Berta Burgos, el ciudadano debe entender que una vez la mano del hombre interviene en su entorno, hay un impacto.

‘Lo ideal es optar por energías cuyo impacto sea menor, pero siempre habrá un impacto en el medio ambiente’, indicó la vocera de la entidad.

Burgos agregó que lo importante es garantizar que las empresas que explotan estos recursos lo hagan de manera sostenible y responsable, obedeciendo las normativas del país.

‘El éxito radica en que entren a la matriz todas las fuentes de energía, con el menor impacto posible’, sostuvo.

Félix Ruiz Rodríguez – La estrella de Panamá


Volver