Estudiantes de educación básica y nivel superior del estado de Tabasco viajarán a Bélgica para presentar sus proyectos en la Expo Ciencias Internacional 2015 (ESI, por sus siglas en inglés), que se llevará a cabo del 19 al 25 de julio en Bruselas.

De acuerdo con lo establecido en la página de internet del evento, la Expo Ciencias Internacional promueve proyectos científicos creados por niños y jóvenes de todo el mundo a través de una exposición en un ambiente multicultural, además de facilitar la participación de las instituciones que quieran ayudar a los jóvenes en sus investigaciones.

El primer equipo conformado por José Antonio y Genoveva Ramos Pérez expondrá la elaboración de pegamento ecológico a base de yuca (Manihot esculenta), una tubérculo comestible y común en Tabasco.

El proyecto surgió a partir de una tarea escolar que consistió en la fabricación de una piñata, para la cual Basilio Ramos Calcáneo, padre de José Antonio y Genoveva, les sugirió la elaboración de pegamento a base de harina de yuca, como tradicionalmente lo preparaba su abuela.

En entrevista, Ramos Calcáneo, quien también es asesor del proyecto, señaló que uno de los objetivos es la utilización de este pegamento como una alternativa para evitar los adhesivos tóxicos.

“La yuca es muy común en el estado. En otros países se le conoce como mandioca. Para elaborar pegamento quitamos le cascara al fruto y lo cortamos en pedacitos. Posteriormente se muele hasta obtener una harina que se pone a secar durante tres días aproximadamente y se mezcla con agua caliente. Puede pegar desde papel hasta madera”, detalló.

Genoveva Ramos destacó por su parte que los pegamentos industriales son dañinos para el ambiente, a diferencia del pegamento a base de yuca, el cual es 100 por ciento natural.

El segundo equipo está integrado por Cecilia Izquierdo Hernández, María Concepción Cruz Estrada y Rodolfo Pérez Álvarez, de la Facultad de Ingeniería en Procesos Bioalimentarios de la Universidad Tecnológica de Tabasco, quienes presentarán un prototipo de elaboración de tortillas horneadas de harina de pan de sopa.

El pan de sopa (Artocarpus altilis), explicó Rodolfo Pérez, es un fruto tropical de forma redonda y de color verde. Contiene un alto valor nutricional: 70 por ciento de carbohidratos, 10 por ciento de agua, proteína y cuatro de los aminoácidos esenciales para la salud humana.

“Para la elaboración del producto cortamos la fruta en trozos pequeños para luego meterlos a un deshidratador; el proceso de deshidratación dura aproximadamente dos horas a una temperatura de 70 grados Celsius. Posteriormente, a través de un molino de martillo obtenemos la harina. A partir de una mezcla de agua y sal hacemos la masa, moldeamos, precocemos, horneamos y empacamos, para luego hacer la caracterización”, detalló.

Durante el desarrollo del proyecto, el equipo contó con el apoyo de la Universidad Tecnológica de Tabasco y del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Tabasco (CCYTET). Para los jóvenes universitarios, representar a México en la categoría de agropecuarias y alimentos es una gran oportunidad para mostrar el prototipo, y posteriormente conseguir fondos para continuar con la siguiente etapa.

Concepción Cruz Estrada invitó a los jóvenes estudiantes a cultivar el conocimiento que se adquiere en las aulas a través de la innovación. Bacilio Ramos Calcanio hizo lo propio y destacó que los padres deben apoyar a sus hijos para involucrarse en proyectos de ciencia, y con ello contribuir en el crecimiento del país.

Ambos equipos obtuvieron la acreditación para viajar a Bélgica a partir de la Expo Ciencias Nacional celebrada en Nayarit en 2014. En total, 25 proyectos mexicanos se presentarán en Bruselas, explicó Cruz Estrada.

“Como equipo estamos emocionados de representar al país y demostrar que en México podemos hacer cosas interesantes a través de la ciencia. Hay muchas cosas que explotar y como estudiantes podemos hacer un esfuerzo para aprovechar los recursos de nuestra nación”, concluyó.

Prensa Conacyt


Volver