Cuba y EEUU abren la veda de la salud

El restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, además de contribuir a la unión de las familias separadas durante decenios, conllevará beneficios a otros sectores de la actividad económica cubana. Uno de ellos será el de la salud, uno de los fuertes de la isla tanto en personal como en investigación pese a la escasez de recursos.

Al tiempo que ambas naciones anunciaban su decisión de reanudar la amistad rota en 1961, la Organización Mundial de la Salud (OMS) entregaba en Washington al ministro cubano de Salud, Roberto Morales, el primer reconocimiento oficial a un país por haber logrado romper la cadena de transmisión de madre a hijo del virus VIH/SIDA y la sífilis congénita. Un avance que podría ayudar al millón y medio de mujeres con sida que salen embarazadas al año y que sin tratamiento pueden trasmitirlo a sus hijos en un 15 al 45% de los casos.

Otro logro de los especialistas cubanos es el desarrollo del medicamento Heberprot-P que evita las amputaciones. Es un liofilizado que favorece la cicatrización de las úlceras complejas y profundas del pie diabético. Es el producto líder del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), que este año celebró su 29 aniversario con más de 50 proyectos de investigación y desarrollo. Este medicamento, único en el mundo, ha sido aplicado a más de 180.000 pacientes, con la disminución relativa del riesgo de amputación de un 71 %. Una treintena de países se interesa en su aplicación. Asimismo destaca la vacuna contra el cáncer de pulmón Cimavax-EGF que, por ahora, se aplica solo en la isla y que «es capaz de generar anticuerpos del propio enfermo», según explicó la doctora Eva Salmón.

Esos son sólo algunos ejemplos de los muchos productos cubanos premiados pese a que el embargo impuesto por EE UU impide la importación de tecnologías y materiales. El ministro Morales confía en que aunque se mantenga el bloqueo -que dijo ha causado daños superiores a 60.000 millones de dólares (54.100 millones de euros), el establecimiento de lazos bilaterales permita «intercambiar información y experiencias» a ambas naciones.

Asistencia a extranjeros

Tampoco se pierde de vista un aspecto significativo. Y es que ante los elevados precios de la medicina en EE UU pacientes de la potencia norteamericana recurran a los servicios de Turismo de Salud de Cuba, hasta el momento muy utilizados por visitantes de «Canadá, seguido de Italia, Angola, México, Perú, Alemania, República Dominicana y Ecuador», según informes difundidos por la compañía.

Unas 10.000 personas, entre pacientes y acompañantes, viajan anualmente a la isla caribeña dentro de los acuerdos de solidaridad establecidos por el Gobierno de Cuba. Para los tratamientos existen clínicas de turismo incluso en zonas de playa, y para casos delicados, se derivan a otros centros especializados.

Uno de los proyectos de Cuba es también prepararse con complejos inmobiliarios en torno a campos de golf que puedan ser residencias permanentes de personas que quieran jubilarse en la isla. Para ello se ofrece visado de residencia y derechos hereditarios de las propiedades, así como servicios médicos anexos. Y los estadounidenses podrían ser los usuarios destacados por la proximidad con su país, la seguridad -mayor que en Florida-, y el buen clima.

Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología

Vacuna contra cáncer de pulmón, nuevo puente Cuba-EEUU

Una vacuna cubana contra el cáncer pulmonar se ha convertido en una nueva vía de comunicación e intercambio entre la isla y Estados Unidos, en el marco del proceso de la normalización de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

Así quedó establecido esta semana luego de que el Centro de Inmunología Molecular (CIM) de Cuba y el Instituto Roswell Park contra el Cáncer de Nueva York firmaron un acuerdo en La Habana para exportar a Estados Unidos una vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón desarrollada por científicos cubanos.

El novedoso producto que beneficiará a la población del país norteño es el CIMAVax-EGF, desarrollado por Cuba en 2008 después de 15 años de investigación.Este medicamento, de carácter terapéutico, destaca por aumentar la calidad de vida de los pacientes con cáncer avanzado de pulmón, de acuerdo con sus creadores.

Gisela González, investigadora principal del proyecto, explicó que el antígeno se basa en un principio activo en una proteína que todos tenemos cuando el cáncer no está controlado.La vacuna disminuye o castra el factor de crecimiento epidérmico, sin bajar sus niveles a cero, de forma que las funciones vitales que requieren del mismo sigan ocurriendo, pero el tumor que demanda mayor cantidad no crece o al menos se estabiliza.

De esa manera, el CIMAVax-EGF hace que el cáncer se convierta en una enfermedad crónica manejable mediante la generación de anticuerpos contra las proteínas que desencadenan la proliferación incontrolada de células.

El cáncer de pulmón es considerado como uno de los más graves, frecuentes y mortíferos del mundo, y de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, mata al año a cinco millones de personas, cifra que aumentaría a ocho millones en 2030 si no se cambian los hábitos de fumar o se disminuye el número de fumadores.

El inmunógeno cubano está registrado en la isla y Perú, al tiempo que Argentina, Brasil y Colombia, entre otros países latinoamericanos, realizan trámites para su inscripción, y naciones como Reino Unido y Australia efectuaron ensayos clínicos.

En la isla caribeña, el CIMAVax-EGF ha beneficiado a miles de enfermos, con resultados satisfactorios en cuanto a la sobrevida y calidad de vida sin efectos adversos de gravedad registrados, según fuentes oficiales.”Estamos muy emocionados de poder llevar la vacuna a Estados Unidos y tratar a pacientes”, dijo la directora del Instituto Roswell Park, Candance Johnson, tras la firma del convenio para realizar ensayos clínicos en el país norteño.

Johnson formó parte de la misión empresarial que acompañó al gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, durante su visita de lunes y martes últimos a La Habana para explorar oportunidades de negocios e inversiones.

Esta es la primera misión de un estado de Estados Unidos que viene a Cuba después del inicio de los diálogos entre los dos países para la reanudación de sus relaciones diplomáticas, rotas desde 1961 por Washington, y avanzar hacia la normalización de los vínculos bilaterales.

Otra vacuna terapéutica que produce el CIM contra el cáncer de pulmón avanzado, de células no pequeñas, es la Racotumomab (Vaxira), registrado en Cuba en 2012 y que -según directivos del Centro- ha mostrado resultados alentadores de supervivencia y mejoría de la calidad de vida en pacientes con la maligna enfermedad.

El preparado se emplea en la fase cuatro del cáncer de pulmón, el más frecuente y de peor pronóstico entre las más de 200 localizaciones de esa temible dolencia que constituye la primera causa de muerte en Cuba desde 2013, con un promedio anual aproximado de 5.000 fallecidos.

Científicos cubanos aseguran que el Racotumomab presenta, además, muy baja toxicidad, al no provocar los desagradables efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia, lo que permite hacer tratamientos de larga duración hasta en pacientes de edad avanzada, que cuando tienen un carcinoma pulmonar en ocasiones no son elegibles para recibir citostáticos.

El CIM se fundó en 1994, y sus líneas básicas de investigación se concentran en la inmunoterapia del cáncer, especialmente en el desarrollo de vacunas moleculares, ingeniería de anticuerpos, ingeniería celular, bioinformática y regulación de la respuesta inmune.

Entre la veintena de drogas terapéuticas que produce dicha entidad figuran, además, inmunógenos que se usan en el tratamiento de tumores malignos en mama, próstata, cérvix, canal anal y recto.En la actualidad, el CIM es una de las instituciones emblemáticas de la industria biotecnológica cubana y sus exportaciones alcanzan a 34 países.

Cuba Sí

Cuba espera mayor intercambio científico con Estados Unidos, asegura Ministro de Salud

El ministro de Salud de Cuba, Roberto Morales Ojeda, afirmó este miércoles en Washington que espera una mayor colaboración con Estados Unidos en el ámbito científico y sanitario, tras el restablecimiento de relaciones diplomáticas anunciado por ambos gobiernos.

Ojeda consideró que este nuevo escenario “permitirá intercambiar información y experiencias” sobre salud y ciencia entre los dos países, pero recordó que sólo el levantamiento del embargo económico y comercial, que depende del Congreso de EEUU, permitirá la entrada en Cuba de productos médicos y tecnología no disponibles hasta ahora.

El ministro cubano hizo estas declaraciones en una conferencia en el Club Nacional de Prensa de Washington, en el marco de su visita esta semana a la capital estadounidense.

“La afectación que nos ha generado el bloqueo económico y comercial ha sido superior a los 60.000 millones de dólares, lamentablemente no podemos calcular los daños a la salud y el sufrimiento causado a los ciudadanos”, dijo Ojeda.

“Por lo tanto, creemos que el restablecimiento de las relaciones y el levantamiento del bloqueo nos debe de permitir en el futuro la adquisición de tecnología y productos que hoy no pueden llegar a nuestro país”, añadió.

El ministro se expresó en estos términos en la ronda de preguntas de una conferencia sobre salud celebrada casi en paralelo al anuncio del presidente estadounidense, Barack Obama, desde la Casa Blanca, a dos calles del Club Nacional de Prensa, de que se ha alcanzado un acuerdo para reabrir embajadas en las respectivas capitales.

“Podremos trabajar juntos para buscar soluciones a los problemas de salud como lo hacemos con 68 países en todo el mundo, donde hay 50.000 colaboradores de salud cubano, la mitad médicos”, explicó Ojeda, y señaló la cooperación entre ambas naciones en el reciente brote de ébola en África Occidental.

“La sanidad cubana también tiene un principio que es el internacionalismo, está basada en compartir lo que tenemos y el principal recurso con el que contamos son los recursos humanos, tenemos 7,7 médicos por cada 1.000 habitantes”, añadió.

La agenda del ministro en Washington se limitó a una ceremonia ayer en la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) y a una conferencia hoy sobre ese mismo tema en el Club Nacional de Prensa, según explicó él mismo, descartando otros encuentros.

Cuba se convirtió ayer en el primer país del mundo en recibir la certificación de la OMS por haber eliminado la transmisión del virus del sida (VIH) y de la sífilis de madre a hijo.

El anuncio de este hito lo hizo Ojeda ayer en la sede en Washington de la OPS, cuyos estados miembros se comprometieron en 2010 a lograr esa meta como muy tarde en 2020.

Cuba Debate


VOLVER