El cráneo casi completo y en excelentes condiciones de preservación de una tortuga marina -hoy extinta- descubierta en la Formación Capadare del estado Falcón y que vivió hace 12,24 millones de años aproximadamente, en el Mioceno Medio, fue identificado como una nueva especie del género Bairdemys, bautizado como B. thalassica, proveniente del término griego thalassa que significa “mar”.

El fósil fue encontrado en la Cueva El Miedo, al suroeste del pueblo Yaracal, en el Cerro Misión, región El Zumbador, por un equipo de paleontólogos de la Universidade de São Paulo de Brasil y del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic).

Los análisis filogenéticos indican que este ejemplar estuvo cercanamente relacionado con las modernas tortugas de agua dulce arrau, famosas habitantes de los llanos venezolanos y actualmente en peligro de extinción.

“Solo que en el Mioceno sus parientes eran marinas, por lo que Bairdemys no podría ser considerada una conexión entre Urumaco y el río Orinoco”, explicó el investigador del Ivic y coautor del estudio, Ascanio Rincón.

B. thalassica pertenece al orden Testudines y suborden Pleurodira. Además, forma parte de la superfamilia Pelomedusoidea y familia Podocnemididae, siendo representante directo del linaje Stereogenyina.

Las tortugas Stereogenyina tienen una extensa distribución geográfica y temporal, siendo conocidas por poblar África durante el Eoceno y el sudeste de Asia a lo largo del Pleistoceno. Además, se caracterizan por presentar una segundo paladar, único entre estos reptiles dotados de caparazón.

Huellas pretéritas

Se cree que los miembros de Stereogenyina tenían una dieta durófaga, es decir, compuesta de animales duros o de caparazón, como los crustáceos.

Según Rincón, hasta el momento se han descubierto en la zona de Urumaco tres especies del género Bairdemys: B. venezuelensis, B. winklerae y B. sanchezi, así como una especie en Puerto Rico, B. hartsteini.

“Probablemente, el grupo al que perteneció B. thalassica (Stereogenyina, Podocnemididae) fue el equivalente ecológico de las actuales tortugas marinas Carettini (Caretta caretta)”, afirmó Rincón.

El material fósil fue localizado parcialmente encerrado en un estrato de roca caliza y fue preparado usando solución de ácido.

Los resultados del hallazgo fueron publicados en la revista de acceso abierto en internet PeerJ, con sede en Estados Unidos y el Reino Unido. Por la Universidade de São Paulo de Brasil participaron Gabriel S. Ferreira (primer autor) y Max C. Langer, además de Andrés Solórzano por el Ivic.

El trabajo se realizó con el apoyo de la Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo de Brasil, y del Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología de Venezuela.

Hoy Venezuela


Volver