El presidente de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, Santiago Dogliotti dijo que se busca hacer que los centros tecnológicos sean capaces de detectar problemas que tengan relación con demandas tecnológicas de las empresas.

La Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) dispone de ocho centros tecnológicos: Centro Tecnológico de Formación y Desarrollo de Procesos Fermentativos a Escala de Registro; Centro Tecnológico de Tecnologías de la Información y la Comunicación y sus Aplicaciones a Sectores Verticales; Centro Tecnológico Ovino; Centro Tecnológico de la Industria del Plástico; Centro de Innovación y Gestión Tecnológica de la Industria Oleaginosa; Centro de Innovación en Ingenierías (CI2); Centro tecnológico Unidad de Innovación en Tecnología de Alimentos (UITA); y Centro de Extensionismo Industrial (CTS CI2.).

Para su implementación se realizó una convocatoria a instituciones de diferentes áreas del conocimiento, y luego de aprobar los proyectos, estas entidades cofinancian los centros tecnológicos y acceden a un subsidio de hasta un 80 % del costo total de parte de la agencia.

Dogliotti aclaró que es necesario saber cuáles son las limitaciones del sector productivo y, específicamente, cuáles son los problemas sobre los que hay que hacer inversión en tecnología. En ese contexto, el centro tecnológico es un dinamizador, un catalizador de esa interacción, es un generador de proyectos en determinado sector de actividad, apuntó.

Resaltó que los centros constituyen uno de los instrumentos más importantes de la ANII para fomentar la articulación entre el sector privado, las empresas y las instituciones que crean conocimiento en el país.

También destacó que la ANII firmó un convenio, que está en funcionamiento, en mayo de 2014 con la Cámara de Comercio Uruguayo – Alemana para que a través del Programa Senior Experten Service (SES), base de dastos de 12.000 profesionales alemanes expertos, jubilados, puedan llegar a Uruguay y asesorar y apoyar a empresas nacionales de distintos rubros que están interesadas en recibir información, conocimiento y experiencia calificada. Las empresas interesadas en recibir asesoramiento pueden contactarse con cualquiera de las dos instituciones.

La Agencia Nacional de Investigación e Innovación invierte hasta un US$ 1 millón en cada uno de sus ocho centros tecnológicos. Dogliotti dijo que los proyectos son de una envergadura mayor, ya que las instituciones contrapartes invierten hasta US$ 4 millones. Cada proyecto de innovación que se crea genera en promedio 4,5 lugares de trabajo que impactan en la economía y la sociedad.

También afirmó que cada puesto nuevo de trabajo en innovación tiene un costo de 2.500 dólares, pero un impacto económico mucho mayor.

En tal sentido, la creación de los centros tecnológicos responde a la necesidad de contar con lugares especializados que promuevan la innovación y la transferencia de tecnología al sector productivo, evento que contribuye a generar nuevas capacidades que benefician a todo el país.

La ANII mantiene también múltiples vínculos con el Estado y con el sector productivo a través de fondos sectoriales. Por ejemplo, participa en el Fondo de Energía junto al Ministerio de Industria, Energía y Minería, UTE y ANTEL, con la finalidad de promover actividades de investigación, desarrollo e innovación en el área de energía, a través de la financiación de proyectos.

También promovió la creación del Fondo Innovagro, instrumento para la promoción del agro y para salud animal, junto al Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

Este año la agencia presentó una convocatoria, aún vigente, con el Ministerio de Desarrollo Social, a través de Uruguay Crece Contigo y Salud Pública que promueven el Fondo de Políticas a la Primera Infancia.

Según Dogliotti, las instituciones socias apoyan a la ANII desde el punto de vista económico, ayudan a fijar la agenda y las prioridades de los distintos sectores para el desarrollo del país en investigación e innovación. “Apostamos al desarrollo de prioridades mediante proyectos que realmente sean pertinentes y apunten a resolver problemas reales y que sean sentidos por los involucrados”, afirmó el entrevistado.

Uy Press


VOLVER