A fines del año pasado, este ingeniero físico creó ‘Tullpi’, una plataforma lúdica-educativa que promete revolucionar la educación en niños de 5 a 7 años.

El ingeniero físico Adolfo Valdivieso, a sus 24 años, está a punto de cumplir el máximo sueño que ha tenido en los últimos años. Mañana viajará para permanecer, por diez meses, en un programa de posgrado de la Singularity University en Silicon Valley (Estados Unidos), la meca de la tecnología en todo el mundo.

Cuando estaba en los últimos ciclos de su carrera en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), se juntaba todos los viernes desde las ocho de la noche hasta las ocho de la mañana del día siguiente para trabajar y crear inventos que puedan cambiar el mundo.

“Siempre supe que lo que más me apasionaba era crear cosas”, dice Adolfo. En 2014 construyó la ‘Máquina de Perkins Digital’, un teclado braille para computadora.

A fines del año pasado, creó ‘Tullpi’, una plataforma lúdica- educativa que promete revolucionar la educación en niños de 5 a 7 años.

“Hice eso utilizando materiales spuper sencillos como chapitas de botella. Me he enfocado en crear cosas que sean bien sencillas de reproducir”, cuenta.

Valdivieso se va a Silicon Valley porque ganó el premio de Competencia de Impacto Global GIC Perú 2015, gestado por el Concytec, a través del Fondo Nacional de Desarrollo Científico, Tecnología e Innovación (Fondecyt). Además, su plataforma ‘Tullpi’ está siendo apoyada por la UTEC y ha recibido fondos de Startup Perú, programa de apoyo a nuevos emprendimientos del Fincyt y Produce.

El tema educativo es algo que le interesa mucho. Varios de los alumnos de sus padres, ambos profesores de primaria, fueron los primeros en probar su proyecto. “Quiero que ‘Tullpi’ llegue a las manos de millones de niños”, dice. Y tiene claro que esto es solo el comienzo.

Perú 21


VOLVER