Las reservas naturales se han convertido en la principal carta de presentación de Honduras a nivel internacional.

Nuestro país cuenta con tres reservas del hombre y biosferas declaradas por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La más reciente es la Reserva del Hombre y la Biosfera Cacique Lempira, Señor de las Montañas, ubicada en once municipios de los departamentos de Lempira, Copán y Ocotepeque.

Dichos municipios conforman la mancomunidad de Municipios del Parque Nacional Celaque (Mapance).

La zona de la Biosfera Cacique Lempira comprende una superficie aproximada de 168,634.01 hectáreas, de las cuales 15,494.88 hectáreas constituyen la zona núcleo, 50,111.33 hectáreas conforman la zona de amortiguamiento y 103,027.89 hectáreas la zona de transición o influencia.

La superficie total de la reserva posee zonas apropiadas para desarrollar las tres funciones básicas de la reserva de la biosfera y existen oportunidades para el desarrollo de las comunidades locales mediante el uso sostenible de los recursos naturales, cumpliendo de esta manera con los requerimientos del programa del Hombre y la Biosfera de Unesco en relación a la zonificación de las reservas de la biosfera.

La Biosfera Cacique Lempira cuenta con bosque nublado y coníferas de altura en la zona núcleo de unas 12,991 hectáreas, y un sistema hídrico que comprende nueve microcuencas, de las cuales siete drenan al océano Atlántico y dos al Pacífico.

Esta reserva natural es productora de agua, tiene bosque nublado, diversidad biológica y un abundante ecosistema.

La Reserva del Hombre y la Biosfera Cacique Lempira, Señor de las Montañas se encuentra a una altura máxima de 2,849 metros y una altura mínima de 600 metros sobre el nivel del mar.

Trifinio Fraternidad

Otra de las bellezas naturales que posee Honduras es la Reserva de Biosfera Trifinio Fraternidad, cuya superficie territorial es compartida con Guatemala y El Salvador.

Esta reserva ecológica está localizada dentro de la Región Trifinio, comprende un área de 1,500 kilómetros cuadrados y está en doce municipios, de los cuales ocho son de El Salvador: Metapán, Citalá, La Palma, San Ignacio, Masahuat, Santa Rosa Guachipilín, Texistepeque y San Antonio Pajonal; dos de Guatemala: Concepción las Minas y Esquipulas; mientras que por Honduras hay dos: Santa Fe y Ocotepeque, en el departamento de Ocotepeque.

El título de Reserva de Biosfera Transfronteriza le fue otorgado por el Consejo Internacional de Coordinación del Programa el Hombre y la Biosfera de la Unesco, el 29 de junio de 2011, en Dresde, Alemania.

La Reserva de Biosfera Transfronteriza Trifinio Fraternidad es la primera reserva trinacional del continente americano, y una de las pocas en el mundo en esta modalidad, razón por la que la Unesco le ha llamado “La Joya de las Américas”.

Trifinio Fraternidad es parte de la red mundial de Reservas de Biosferas, que está consagrada a la conservación de la diversidad biológica, a la investigación científica y a la observación permanente, así como a la definición de modelos de desarrollo sostenible al servicio de la humanidad.

Esta reserva natural está ubicada en el punto trifinio, símbolo de la integración regional y faro de esperanza de un modelo de desarrollo armónico entre medio ambiente y humanidad.

Además, la inclusión de esta reserva se considera como una contribución mayor a la puesta en marcha de un Corredor Biológico Mesoamericano y presenta un número elevado de especies endémicas que viven en bosques tropicales húmedos.

Sus zonas centrales están comprendidas entre los tres países, lo que permite proteger grandes áreas de bosque tropical, sin tener en cuenta las fronteras.

El río Lempa cruza los tres países antes de desembocar en el océano Pacífico, nace en el seno de la reserva y proporciona, además, sustento a tres millones de personas.

La gestión de esta reserva está coordinada por el Plan Trifinio, un organismo de cooperación interestatal bajo supervisión directa de los vicepresidentes de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Biosfera Río Platano

La Reserva de Biosfera de Río Plátano es otro de los sitios hondureños que forman parte del Patrimonio Mundial y cuenta con uno de los pocos bosques tropicales lluviosos subsistentes en Centroamérica.

La Reserva de Biosfera de Río Plátano alberga una población indígena que ha preservado su modo de vida tradicional en un medio natural de bosque lluvioso. Inscrita en 1982 en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, la Biosfera del Río Plátano está compuesta por tres sectores, entre los que se encuentran la zona núcleo, que comprende 210,733.19 hectáreas; la zona de amortiguamiento, con 197,441.99 hectáreas; y zona cultural, con 424,166.92 hectáreas.

La reserva abarca las montañas y las tierras bajas de selva tropical, donde existe una flora y fauna diversa, en la que al menos 2,000 indígenas siguen viviendo de su modo tradicional.

La Reserva de Biosfera de Río Plátano, sitio que alberga a una población indígena en uno de los pocos bosques tropicales lluviosos que quedan en Centroamérica, fue inscrita en junio de 2011 en la lista del Patrimonio Mundial en Peligro.

La inclusión de esta zona en esa lista roja fue a petición del gobierno hondureño para “movilizar apoyos para su preservación”.

De las 226 especies de mamíferos que se conocen en Honduras, en la Reserva del Hombre y Biosfera de Río Plátano se han reportado 127 especies, es decir que solo esta zona alberga el 56 por ciento de la diversidad de mamíferos de Honduras.

La biosfera también tiene una diversidad de vida vegetal. En ella se encuentran manglares, pantanos, sabanas de pino y bosque latifoliado, es decir de hoja ancha, además de poseer una franja costera en el mar Caribe.

El Heraldo


Volver