Cristian Aguirre, estudiante de la sede de Manizales de la Universidad Nacional, asegura que su creación es novedosa porque es portátil y puede cambiar de frecuencia.

El dispositivo que tiene el tamaño de un teléfono celular, fue creado por John Cristian Aguirrre, estudiante de noveno semestre de Ingeniería Eléctrica de la Sede de Manizales de la Universidad Nacional, quien se interesó por crear un aparato que permitiera ahuyentar las plagas por medio de ultrasonido. Su idea nació después de leer un artículo de prensa que hablaba sobre el aumento de ratas en Medellín y la variedad de enfermedades que pueden transmitir.

Cristian explica que a diferencia de otros productos similares que solo pueden ser usados en interiores, este es un artefacto portátil que puede cambiar la frecuencia del sonido que emite. “Esto se implementó porque los animales pueden acostumbrarse al sonido. Entonces, si se escucha una misma frecuencia durante mucho tiempo, no tendrá efecto en el animal, por lo que se busca variar la frecuencia cada cierto período”.

El prototipo de Cristian fue creado con materiales de bajo costo que se consiguen fácilmente en el mercado. Él espera reducir el tamaño del artefacto para que sea tan grande como un reloj o un collar, de modo que sus usuarios puedan llévalo a todas partes y cuando se sientan en peligro por un animal puedan encenderlo para que este mantenga lejos.

Aunque este ahuyentador ultrasónico portátil no ha sido probado con animales, ya fue sometido a un proceso de simulación, el cual arrojo que los rangos de frecuencia funcionan para cumplir con su propósito sin hacerle daño a los animales. Se espera que también pueda funcionar para zancudos y mosquitos.